FIESTA SOCIAL Y PUESTA DE BUZÓN

FIESTA SOCIAL Y PUESTA DE BUZÓN

   Un año más, el club de montaña Gazteiz, se lleno este sábado de socios y socias para disfrutar de la Fiesta Social. A las cinco se jugó el campeonato relámpago de mus y tute. A la ocho se hizo la entrega de trofeos,: el primer premio de fotografía fue para Ainhoa Pérez de Nanclares con el trabajo titulado “Amanecer africano”. El segundo premio se lo llevo Sergi Perez de Pipaón con el título “Bakartasuna”. También se llevo el premio a la portada “Ekaitza”, que como siempre será la fotografía del próximo calendario del año 2020. El tercer premio fue para Juan José  López, con el título “Islandia”. También recogieron trofeo y aplausos los campeones y campeonas de los campeonatos de mus y tute. Este año, como novedad, nos acompañaron los txikis que salen al monte,  recogiendo sus medallas, demostrando que el club tiene continuidad. Se termino la fiesta, saboreando un exquisito lunch que sirvió de disculpa para juntarse y charlar los montañeros y montañeras que continúan saliendo al monte, con los que lo han dejado, pero que nunca abandonan el club en este día.

 

   El domingo, con un esplendido día  soleado, salieron dos autobuses. Uno se dirigió al pueblo de Pipaón, para desde allí, dirigirse a la Sierra de Cantabria y subir al monte Cervera de 1.384m. Alfonso, maestro en estos menesteres, pinto el buzón, que había puesto el club en el año 1990 y que necesitaba un arreglillo. Almuerzo, foto de familia y descenso hasta Laguardia, llegando a la bodega de Eguren Ugarte.

   El otro autobús, fue a Las Lagunas para hacer una travesía y terminar en la bodega.

Ya en el comedor, se disfruto, de unas preciosas vistas de la Sierra de Cantabria y de un sabrosísimo menú. Entre plato y plato, nuestro compañero de monte y amigo Luis Fernandez Criado, nos amenizo con su acordeón y consiguió, que todos y todas, cantaran y algunos hasta bailaran.

“Eskerrik asko Luis”

   A las cinco y media, una visita guiada a la bodega, con comentarios sobre los principios, la forma de elaborar sus vinos, su mantenimiento y sobre su fundador Vitorino. Acabando en una cata de vinos. Fue el broche final, antes de volver a Gasteiz, habiendo pasado  un estupendo día.